Receta de zumo de sandía y menta con Thermomix

Los zumos en Thermomix quedan perfectos. Se aprovecha al máximo la pulpa de la fruta con el consiguiente beneficio, ya que nos tomamos toda la fibra que es muy necesaria para el correcto funcionamiento de nuestro sistema digestivo. Además es una manera fácil para que los niños tomen fruta. El color rojo intenso les atrae y se lo toman sin rechistar

Este zumo es muy refrescante. La sandía, de por sí, ya lo es, pero el añadirle las hojas de menta lo hace mucho más apetecible y es muy adecuado para las calurosas tardes de verano. Ideal para acompañar una merienda, para tomarlo solo y, porqué no, añadiendo, para los adultos, un chorrito de licor dulce o seco, dependiendo del gusto de cada uno.

sandía web 2

La sandía es una fruta dulce, así que no hará falta añadirle azúcar. De todos modos, cuando esté listo, pruébalo y si no es de tu agrado, añade un poco de azúcar y remueve para que quede bien mezclado.

Puedes utilizar la variedad de sandía que prefieras para hacer este zumo. Si tiene pepitas, deberás eliminarlas antes de triturarla. Pero actualmente, en el mercado, existen sandías sin pepitas que te facilitarán la labor.

Receta de zumo de sandía y menta con Thermomix

  • Introduce en el vaso del Thermomix la sandía sin piel ni pepitas, a trozos
  • Añade el limón pelado y sin pepitas. Vigila que no tenga nada de piel blanca, si no el zumo amargará.
  • Añade las hojas de menta y los cubitos de hielo. Si los cubitos son industriales, es decir, los que se compran en gasolineras o súpers, pásalos por el agua del grifo, así no se pegarán y evitarás que se estropeen las cuchillas.
  • Tapa el vaso, coloca el cubilete y programa 1 min 30 seg, velocidad progresiva 5-10.
  • Cuando acabe el tiempo programado, abre la tapa y añade el agua bien fría. mezcla con la espátula.
  • Sirve el zumo y adorna los vasos con unas hojitas de menta.

Consideraciones para hacer zumos en Thermomix

  • Puedes mezclar las frutas que quieras. Peladas las que tienen una piel no comestible, sin pelar, pero muy bien lavadas las que sí la tienen comestible.
  • Siempre deben llevar un limón, bien pelado (sin piel blanca ni pepitas). El limón impedirá que el zumo se oxide y se vuelva de color oscuro.
  • Siempre debes hacerlos con un par de cubitos de hielo. te ayudarán a triturar bien la fruta y evitarán que el zumo quede tibio, debido al movimiento rápido de las cuchillas al triturar. Si los cubitos son de hielo industrial, mójalos con un poco de agua para evitar que se peguen y te estropeen las cuchillas.
  • El agua se ha de añadir siempre una vez has triturado bien las frutas y mezclar ayudándote de la espátula. Si trituras la fruta con agua se hará mucha espuma y el resultado no te gustará.